Menu

                                                                                          

El regreso a la libertad de 102 especies silvestres

La condición actual de los especímenes es buena, tanto física, corporal, clínica, y nutricional.  La condición actual de los especímenes es buena, tanto física, corporal, clínica, y nutricional. Foto: Archivo Particular

Con estos, ya son 566 los animales víctimas de tráfico ilegal que regresan a su hábitat natural en bosques de la Orinoquia.

Antes de regresar a su hábitat natural, pericos, iguanas, serpientes y una que otra guacamaya, que han sido víctimas de tráfico ilegal y encierro, miran a través de sus jaulas con temor. Están ansiosos. Pareciera que saben que el encierro llegó a su fin.

Y no es para menos, han estado mucho tiempo lejos del sol de la montaña, la lluvia, los árboles y todo aquello que les proporciona vida. Sin embargo, las dolencias y los maltratos hechos por el hombre han quedado atrás.

Esto, como consecuencia de permanecer cerca de seis meses en el Centro de Recepción y Rehabilitación de Flora y Fauna Silvestre de la Secretaría Distrital de Ambiente de Bogotá, donde fueron sometidos a un programa de cuidado y rehabilitación. Presentaban agotamiento físico, desorden nutricional y estrés. 

Periódico del Meta acompañó a los expertos de la Secretaría Distrital de Ambiente a un trayecto de varias horas de viaje hasta la Reserva forestal de la Sociedad Civil Lagos de Menegua, ubicada a 17 kilómetros del casco urbano de Puerto López, donde fueron puestos en libertad los 102 especímenes.   

Este escenario, que es casi un paraíso natural, se escogió como el hábitat más adecuada para estos especímenes, ya que las condiciones agrosistemicas que la reserva brinda en cuanto a alimento, nichos ecológicos y condiciones naturales favorecen su establecimiento y territorialidad.

El proceso de liberación, que contó con el apoyo de Cormacarena, comenzó a las 5:30 de la mañana: dos camionetas del ente ambiental y tres del Distrito fueron dispuestas para acompañar el trayecto  de regreso de estas especies silvestres  a su hábitat natural . 

En el recorrido hacía su nuevo hogar, los encargados estuvieron al pendiente de los animales, que fueron alimentados e hidratados antes de su liberación. La primera parada para este gran paso hacia la libertad se realizó a las 10:00 de la mañana en la entrada de este paraíso natural.  

Allí,  serpientes e iguanas  regresaron a su hábitat natural. Ya en el corazón de esta reserva y debido a los 30 grados con los que recibió el llano a los visitantes, hubo tiempo para el reconocimiento del campo.

Pasado medio día, el pelotón ambiental avanzó con paso firme y en medio del murmullo de los pájaros, canarios, guacamayas y loros volaron por el horizonte y dejaron atrás las jaulas que los mantenían cautivos.

De acuerdo con la administración distrital, la mayoría de estos animales fueron incautados con la ayuda de la Policía Nacional Ambiental en terminales aéreos y de transporte del centro y sur de la capital del país, donde eran víctimas del comercio ilegal, mientras que otros fueron entregados de manera voluntaria por parte de la ciudadanía.

La recuperación de estos animales estuvo a cargo de biólogos, médicos veterinarios y zootecnistas del Centro de Recepción y Rehabilitación de Flora y Fauna Silvestre de la Secretaría Distrital de Ambiente de Bogotá, ubicado en la localidad de Engativá.

La condición actual de los especímenes es buena, tanto física, corporal, clínica, y nutricional.  No presentan riesgo de diseminación de enfermedades a poblaciones de fauna silvestre y su comportamiento es propio de la especie a la que pertenecen.  

volver arriba
Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here